Cannabinoides en cáncer

Cannabinoides en cáncer y cuidados paliativos

De acuerdo con estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2015 8,8 millones de muertes fueron atribuidas a distintos tipos de cáncer. Esta patología es la división descontrolada de células anormales de posible invasión a órganos cercanos. La diseminación puede ser vía sanguínea y a través de los sistemas linfáticos, por lo que puede contaminar distintas partes del cuerpo.

Hay diferencia en los tipos de cáncer que afectan a hombres y mujeres, sin embargo, no hace distinción de raza, edad o género. Aunque, claramente, factores ambientales, sociales (psicológicos) y genéticos pueden variar la predisposición y riesgo de desarrollo. 

Sobre el cáncer

El cáncer es una de las principales causas de muertes en todo el mundo, ya que el estilo de vida actual conlleva a una sentencia de mala calidad de vida y algunas veces de muerte prematura. Las estadísticas evidencian el aumento de desarrollos tumorales, mortales en muchos casos. Sobran factores de riesgo que pueden desencadenar la propagación de células malignas: alimentos en conserva, carnes, frituras, exposición a radiaciones, estrés cotidiano, tabaquismo y/o alcoholismo. En resumen, los aspectos socioculturales de consumo son en su mayoría cancerígenos.

En México el cáncer es la tercera causa de mortalidad general: registra un 12.7% de las defunciones anuales. El 43% son de personas mayores de 20 años en edad productiva. La primera causa de muerte es el cáncer de órganos digestivos. Mientras que en la población menor a 20 años, el cáncer de órganos hematopoyéticos es la primera causa de mortalidad por tumor maligno.

La terapia para cáncer es idealmente integral por los efectos secundarios que se presentan, desde la propia enfermedad o derivados de quimios y radioterapias; estos van de náuseas y vómitos, dolor oncológico, insomnio,  hasta pérdida de apetito y/o depresión. Es imprescindible que el paciente oncológico lleve a cabo hábitos que contribuyan en su bienestar. Cuidar las emociones, alimentos y realizar ejercicio son las herramientas que ayudarán al tratamiento, ya sea  tratamientos quirúrgicos, de radioterapia y/o quimioterapia según lo amerite el caso clínico.

Medicamentos cannábicos en el mercado para el cáncer

En 1985 y 1986 la FDA aprueba los compuestos Nabilona y Dronabinol (cannabinoides sintéticos análogos al THC) como medicamentos para tratar las náuseas ocasionadas por quimioterapia. Estos medicamentos son usados para coadyuvar en terapia analgésica para pacientes oncológicos o que sufren neuropatías, insomnio. También para estimular el apetito y como ansiolítico.

Al ser compuestos análogos, existe registro para su compra en México. En un ejercicio por conocer sobre su accesibilidad, se buscó en distintas farmacias de la Ciudad de México. Aparentemente se encuentra en listado de productos del inventario pero sin existencias ni pedidos, ya que los médicos no los recetan.

Cesamet, medicamento para cáncer

Debido a la falta de medicamentos eficaces para tratar a los pacientes con cáncer y a los fuertes y agresivos efectos secundarios que producen los medicamentos alópatas, el interés por terapias alternativas ha incrementado y la tendencia continúa. El aceite de marihuana o RSO (Rick Simpson Oil) es uno de los remedios artesanales que ha ganado gran interés entre pacientes ávidos de acceder a los beneficios médicos del cannabis. Dicho aceite lo dio a conocer el activista Rick Simpson, quuien popularizó una sencilla técnica de extracción.

Sustento científico: cannabinoides y cáncer

Gracias a los avances científicos que se han realizado, en particular en España, específicamente en la Universidad Complutense de Madrid, donde un grupo dirigido por el doctor bioquímico Manuel Guzmán, quien preside la junta directiva de la International Association of Cannabinoid Medicines, ha logrado dar importantes pasos en la investigación de los cannabinoides y sus distintos niveles de acción contra el cáncer.

Él y su equipo han investigado el potencial terapéutico de los cannabinoides en el cáncer, principalmente en glioblastoma y en cáncer de mama. Sin embargo, existen estudios en una amplia gama de líneas celulares, que incluyen células de próstatahepáticaspáncreas, melanoma, pulmón, células leucémicas y algunas otras en las que se describen interesantes mecanismos referentes a procesos pro-apoptóticos y anti-proliferativos similares en la inhibición de angiogénesis tumoral (formación de vasos sanguíneos). Así se propone a los cannabinoides como agentes antitumorales.

El efecto pro-apoptótico ejercido por los receptores cannabinoides se estudió en diferentes estirpes celulares. Algunos coinciden en rutas. Estos podrían conducir a la célula con daño en ADN (cancerígena) a su autofagia y apoptosis (muerte celular), lo que sucedería en condiciones normales. Pueden ser alteraciones en estas vías la causa de cáncer.

La vías de señalización de los receptores cannabinoides para fungir como agentes pro-apoptóticos, coinciden en varias líneas celulares y mecanismo de acción, así promueve una acción en el aumento de caspasas y ceramidas o en la estimulación del estrés en el retículo endoplásmico. Esto favorece la regulación positiva de p8/TRB3 y así se induce a la autofagia, como lo señala este estudio realizado en 2009 en España.

Los receptores CB1 y CB2 han sido los más estudiados, pero recientemente se han encontrado otros receptores a los cuales se les llaman “receptores huérfanos”. El GPR55 es uno de ellos y tiene afinidad por algunos cannabinoides, por ejemplo, por el CBD, el cual además tiene un papel importante en la proliferación celular en cáncer a través de la vía de Lisofosfatidilinositol.

cáncer

Otro factor de importante relevancia en la evolución y diseminación del cáncer (metástasis), es el proceso de angiogénesis, ya que al formar vasos sanguíneos en dichas zonas, los tumores se alimentan y crecen. Así se hace posible la diseminación a otros órganos a través de la sangre.

Proceso de angiogénesis-Cancer

Como la imagen y otros artículos sugieren, los cannabinoides intervienen en la disminución de factores pro-angiogénicos, como el factor de crecimiento endotelial (VEGF) y metaloproteinasas (MMP´s), que intervienen en procesos de formación de vasos sanguíneos y en la migración, adhesión y la invasión de células tumorales en otros órganos.

Muchos estudios fueron realizados en animales experimentales, por lo que persisten muchas dudas sobre el uso de cannabinoides. En específico de los fitocannabinoides como agentes antitumorales. Sin embargo, los positivos efectos referidos durante tratamientos a base de la planta de cannabis en pacientes oncológicos pueden sugerir que son correctas las especulaciones: obtener los mismos efectos antitumorales que se muestran en las investigaciones.

Dolor oncológico

Los pacientes oncológicos que buscan el aceite de marihuana rico en fitocannabinoides, lo utilizan para tratar el dolor oncológico, las náuseas, vómitos y neuropatías producidos por las quimioterapias, según señala un artículo publicado en la Gaceta de Oncología de Canadá, en el que concluye la utilidad de los cannabinoides como paliativo en algunos síntomas de pacientes con cáncer.

El dolor oncológico se presenta en aproximadamente el 64% de pacientes con cáncer de etapa avanzada. La mitad de ellos experimentan dolor moderado/intenso y el tratamiento analgésico  convencional para ellos se basa en opioides, medicamentos depresores del sistema nervioso central.

La tolerancia a estas sustancias es veloz y conlleva altos riesgos de farmacodependencia. Los usuarios experimentan una larga lista de efectos secundarios en su uso crónico que incluye el riesgo de sobredosis. Por otro lado, se reporta que el 64% de una población con dolor oncológico bajo tratamiento cannábico, redujo la dosis de opioides, disminuyendo así los efectos secundarios del tratamiento opioide sin alterar la depresión respiratoria, cuando fue evaluada a través de oximetría.

Se concluye, tras la revisión de distintos artículos publicados sobre el efecto de los cannabinoides en los procesos del cáncer, los usos que se le da para los síntomas ocasionados por las quimioterapias y los pocos efectos secundarios que presenta. El cannabis podría ser una terapia alternativa muy eficaz para ofrecer a los pacientes oncológicos. Les proporcionaría una mejor calidad de vida y, en los casos más avanzados, procurar una muerte digna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *