Cannabis e hipertensión: riesgos y beneficios

Cannabis e hipertensión

Algunas enfermedades cardiovasculares pueden ser tratadas a través de la aplicación del cannabis. Esto debido a que ayuda a reducir la grasa que se acumula en las arterias del corazón, evitando que se obstruyan. 

La hipertensión es una patología caracterizada por el aumento de la presión arterial de manera constante, que provoca un mayor nivel de estrés y fuerza en el corazón para distribuir la sangre a través del sistema arterial del cuerpo causando accidentes cardiovasculares, suspensión de actividad cerebral, parálisis muscular, aneurismas e insuficiencias cardiacas y renales.

La presión sistólica (alta) es igual o superior a 140 mmHg y la diastólica (baja) igual o superior a 90 mmHg. Sin los niveles normales de presión (120 mmHg/80 mmHg) órganos vitales como el corazón, los riñones y el cerebro pueden resultar perjudicados.

La “enfermedad silenciosa”, como se le conoce, se trata de una de las enfermedades más peligrosas, debido a su alta incidencia y falta de sintomatología, provoca que no sea detectada oportunamente y genere otros padecimientos. Es importante conocer las múltiples causas y factores de riesgo que la generan. Además de una cultura de prevención para el diagnóstico y tratamiento oportuno.

En México, según datos del IMSS, uno de cada tres mexicanos mayores de edad padece hipertensión; registran 7 millones de casos y más de 50 mil muertes al año. Son datos alarmantes, puesto que se tienen estadísticas donde el 40% de las personas que sufren hipertensión lo ignoran y del 60% de personas que conocen el diagnóstico solo la mitad están controladas.

  • “Los factores de riesgo que contribuyen al desarrollo de hipertensión tienen que ver con el estilo de vida, tales como consumo de alimentos con exceso de sal y grasas, ingesta de alcohol, consumo de tabaco, estrés mal controlado, sedentarismo, obesidad, sobrepeso, edad y antecedentes familiares”, explicó el cardiólogo del IMSS.  

El cannabis se ha abierto paso en el campo de la medicina gracias a sus variadas propiedades. En cuanto a si el uso de la misma afecta directamente o no a personas con hipertensión, no hay tantos descubrimientos claros y falta investigación al respecto. 

Se ha demostrado en diversos estudios que, el primer acercamiento al consumo del cannabis podría resultar perjudicial, ya que eleva la presión arterial y la frecuencia cardiaca, pero aunado a esto, se ha concretado que se genera una tolerancia en la primera semana de uso.

A través del Sistema Endocannabinoide —que forma parte del sistema nervioso—, se regulan funciones fisiológicas, entre ellas nuestro sistema cardiovascular. Por lo tanto, asumimos que los cannabinoides tienen una afectación en estas. Se ha encontrado que algunos ayudan a normalizar el estado de la presión arterial, lo que podría prevenir ataques al corazón e hipertensión. 

En este sentido, investigaciones revelan que el análogo del THC que nuestro cuerpo produce, la anandamida, reduce la presión en los vasos sanguíneos, el esfuerzo coronario y permite el libre flujo de sangre. 

En el artículo Cannabis: Induced Acute Coronary Syndrome —publicado por Cureus Journal of Medical Science en 2019— apuntan hacia el conocimiento de los efectos neuropsiquiátricos del cannabis: fatiga crónica y polifagia. También, se ha descubierto que ejerce efectos cardíacos: taquicardia, hipotensión e hipertensión; y es asociado con fibrilación auricular, taquicardia ventricular y paro cardíaco. 

Sin embargo, los síndromes coronarios agudos —como el infarto de miocardio por uso de cannabis— son raros: Diferentes estudios han demostrado la relación entre la marihuana y sus efectos cronotrópicos, así como las perturbaciones eléctricas. Pocos de ellos hablan de su papel en la isquemia miocárdica (IM)”, aseguran.

En los últimos años se han realizado investigaciones con el objetivo de orientar el uso del cannabis para el tratamiento de enfermedades cardiovasculares y prevención de infartos. Desde 2010, se ha descubierto que en casos donde se usan otros cannabinoides como cannabidiol (CBD), cannabinol (CBN) e incluso el mismo tetrahidrocannabinol (THC) —en dosis pequeñas y prolongadas— reduce el peso. 

A través de estudios de caso, se ha descubierto que disminuye la grasa corporal, disminuye el peso, la grasa visceral y, esto, desciende el riesgo cardiovascular; cambia el metabolismo de los lípidos, las grasas en el organismo. Evita que se formen placas en las arterias y se tapen. Por ende, se evita un infarto. 

En Israel, existen las investigaciones más avanzadas respecto a la aplicación del cannabis medicinal para tratar enfermedades cardiovasculares. En Suiza, Estados Unidos y Colombia se han desarrollado protocolos para probar extractos de cannabis enfocados a la prevención de infartos y evitar ataques recurrentes, pues se ha visto que hay una mejora en la recuperación del músculo cardíaco con dosis precisas (medicina de precisión). 

La investigación en contraste de las partículas del cannabis (THC/CBD), en cuanto a su relación con la hipertensión, es necesaria para poder entender cómo afecta cada una de ellas al sistema nervioso, ya que ambas —así como generan procesos parecidos en el cuerpo—, tienen procesos específicos.

En primera instancia, el uso de cannabis podría parecer ideal para el control de la hipertensión, esto por su efecto vasodilatador y relajante que contribuye a la disminución de la misma, siempre y cuando se esté en reposo; en estrés, la presión arterial aumentaría y se produciría un efecto perjudicial.

Es necesario que se realice un mayor número de investigaciones relacionadas a la hipertensión y al consumo del cannabis en cuanto al método de administración, la cantidad y la frecuencia, para que así los efectos solo sean beneficiosos.

Cabe mencionar que, el uso de cannabis no previene infartos ni enfermedades cardiovasculares, pues la aplicación debe ser mediante un especialista, con otras sustancias derivadas del cannabis y en dosis específicas, según la historia clínica del paciente.

Referencias:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: