fbpx

El cannabis puede ayudar al tratamiento de la depresión: Mitos y Realidades

En el pasado, la literatura y la investigación médica-documental respecto al uso y las experiencias con cannabis eran principalmente negativas, una de las razones puede ser el hecho de que en la mayoría de los casos, las investigaciones pudieron haberse realizado en sujetos que padecían o se encontraban predispuestos a desarrollar algún trastorno psicológico, emocional o conductual, el cual, pudo acelerarse o verse detonado a raíz del uso prolongado de cannabis. Algunas de las reacciones adversas a las que nos referimos son: episodios de psicosis, esquizofrenia, trastornos de personalidad, bipolaridad y depresión. Por eso, al hablar de alternativas para tratar la depresión, en lo último que pensamos es en el cannabis.

Figura 1. “Vista lateral de las redes neuronales de comunicación en nuestro cerebro”

Al respecto de las experiencias desagradables existen 2 explicaciones:

1-. El principal fitocannabinoide con propiedades recreativas, el THC, tiene la capacidad de estimular regiones específicas en el cerebro, como: la corteza frontal, los ganglios basales, la corteza parietal, el cerebelo y el hipocampo (figura 2), que se ven involucradas en la percepción del tiempo, movimiento y apetito, las cuales, al entrar en contacto con los componentes del cannabis distorsionan nuestra percepción. Este conjunto de sensaciones distorsionadas son denominados entre la comunidad del cannabis como el efecto “high” o subidón, y aunque en la mayoría de los casos se le asocia con el THC, no es el único fitocannabinoide que tiene la capacidad de provocar tal efecto, pues la activación del “high” es regulada por el receptor cannabinoide 1 (CB1 o CBR1), el cual abunda en las regiones del cerebro que se mencionan al principio, por lo tanto, si existe una anormalidad en dichas regiones, el cannabis puede tener efectos negativos en la actividad cognitiva.

2-. Se refiere al funcionamiento anormal del cerebro en personas que padecen y cuentan con el diagnóstico de alguno de los trastornos antes mencionados.

Figura 2. “Tomografía electrónica de positrones de un radioligando agonista fluorescente de los receptores CB1 en el cerebro humano 30-60 minutos luego de ser administrado (el color rojo indica la localización de los CBR1 y el azul la ausencia del receptor en las regiones localizadas del cerebro”

En relación con lo anterior, la Organización Mundial de la Salud (OMS) define la depresión como un trastorno mental-emocional, grave y común, que nos afecta física y mentalmente. Caracterizada principalmente por la presencia de tristeza, pérdida de interés o de placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, pudiéndose presentar en conjunto con trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración3.

Por su parte, la clínica Mayo, con sucursales en los Estados Unidos, que  fue reconocida como uno de los mejores hospitales de psiquiatría entre el 2018 y 19, define a la depresión como un trastorno emocional que causa un sentimiento de tristeza constante y una pérdida de interés en realizar diferentes actividades, que afecta los sentimientos, los pensamientos y el comportamiento de una persona, y que puede llegar a causar una variedad de problemas físicos y emocionales4.

En el año 2010 fue publicado un estudio llamado Efecto antidepresivo del Δ9-THC y otros cannabinoides aislados de Cannabis sativa L., en el que Abir T. El-Alfy y sus colaboradores, demuestran cómo la administración de fitocannabinoides aislados como el Δ9-THC, Δ8-THC, el cannabidiol (CBD) y el cannabicromeno (CBC) en dosis bajas, son capaces de aminorar los efectos depresivos en ratones. Para evaluar este efecto, los ratones fueron sometidos a 2 pruebas que nos aportan datos importantes asociados a trastornos depresivos en animales, la prueba del nado forzado (FST) y la prueba de la suspensión de cola (TST) (Figura 3). Estos ensayos, ayudan a comprender los aspectos neurológicos implicados en la recompensa y la motivación de los ratones, similares a los que experimentamos los humanos durante los episodios depresivos.

Figura 3. “Esquema ilustrativo de la prueba de nado forzado y la prueba de suspensión de la cola en ratones”.

Los investigadores concluyeron que en estos modelos animales basta una estimulación con 2.5 mg/kg de Δ9-THC para observar efectos positivos en los ratones que fueron sometidos a las pruebas, sin la necesidad de administrarlo en dosis altas, a diferencia de aquellos ratones a los únicamente se les administró un placebo. También se encontró que en el caso del fitocannabionide CBD, tenía un efecto dosis-dependiente hasta los 200 mg/kg para ambas pruebas, mientras que el CBC tenía efectos dosis-dependientes en ambas pruebas con una concentración de 40 para la prueba de nado forzado y de 80 mg/kg en la prueba de suspensión de cola.

Tras el experimento, las conclusiones fueron que los tres fitocannaninoides presentan capacidad antidepresiva distinta, sin embargo la razón aún se desconoce, quizá las investigaciones que se  hagan a futuro, nos ayudarán a comprender si el uso del cannabis es viable en pacientes que padezcan depresión5.

Sin embargo, existen investigaciones psiquiátricas que advierten sobre probables riesgos asociados al consumo de cannabis en edades tempranas del desarrollo (14-21 años), manifestándose negativamente en la adultez temprana (23-30 años), como lo demuestra el estudio del año 2019 llamado “Asociación del consumo de cannabis en la adolescencia y el riesgo de depresión, ansiedad y suicidio en la edad adulta, una revisión sistemática y un metanálisis”.

Tales investigaciones son una revisión sistemática y estadística de 3142 estudios publicados relacionados con la depresión, la ansiedad y los pensamientos o acciones suicidas tras el consumo de cannabis en la adolescencia, donde luego de haberse definido los criterios de inclusión, solo 11 artículos cumplieron con las características para incluirse en el estudio, obteniendo una muestra de 23,317 individuos, las conclusiones fueron que la depresión es un desorden complejo y multifactorial, y que la exposición temprana (adolescencia) al cannabis puede ser un factor de riesgo que aumenta moderadamente la probabilidad de padecerla, lo cual, contribuye al desarrollo de la depresión en la adultez temprana.

En los E.U.A. por ejemplo, se ha reportado que el 20.9% de los adolescentes consume cannabis mensualmente y que el 7% de los estudiantes de escuela secundaria consumen cannabis diariamente o casi diariamente, considerando que en ese país la población de gente joven (entre 18 y 34 años) es de 70,872,118 personas, esto se traduce en 413,326 individuos potenciales a desarrollar trastornos depresivos6. Además, también se ha encontrado que el consumo de extracciones o productos con alto contenido de THC, en conjunto con estudios de resonancia magnética, fomentan el surgimiento de alteraciones neuroanatómicas en aquellas regiones abundantes de receptores cannabinoides tipo 1 (CB1). Estas, se caracterizan por una disminución en el volumen o la densidad de la materia gris, en comparación con personas que no han consumido la sustancia7.

Conclusión

Hoy en día, no hay estudios que comprueben que la administración de compuestos fitoquímicos aislados o en conjunto dentro de la planta de cannabis, puedan ayudar en el tratamiento de las personas que sufren algún tipo de trastorno mental, pero aquí  algunos puntos a tomar en cuenta para evitar problemas y ser un candidato a terapias con cannabis:

  • Evitar el consumo del cannabis y sus potentes derivados ricos en Δ9-THC, durante la adolescencia (14-21 años), pues es en esta etapa donde se ha observado que provienen los daños asociados al consumo, pues es el lapso que dura el desarrollo neuronal (21-23 años).
  • Consumir variedades y productos con un porcentaje menor de THC, o en conjunto con fitocannabinoides como el CBD, el cual se ha demostrado que disminuye los efectos psicoactivos de THC en proporciones (1:1), pues los terpenos, los sesquiterpenos y los flavonoides que contienen los productos de espectro completo, minimizan la profunda activación que ejerce el THC sobre el receptor cannabinoide 1.
  • Acceder a productos estandarizados y analizados químicamente que tengan porcentajes equilibrados de fitocannabinoides para uso terapéutico, sólo si fue recetado por un médico capacitado para diagnosticar y  brindar terapias con cannabinoides.

Finalmente, se debe mencionar que la apertura del sector médico y científico en México es de vital importancia, para la realización de estudios genéticos enfocados materia psiquiátrica y neurológica, así como la realización de ensayos clínicos controlados con la finalidad de vislumbrar eficazmente los mecanismos que pueden verse involucrados en los procesos cognitivos con cannabionoides y que actualmente son desconocidos para el tratamiento de la depresión con derivados del cannabis.

Referencias

  1. Di Forti M, Sallis H, Allegri F, et al. “Daily use, especially of high-potency cannabis, drives the earlier onset of psychosis in cannabis users” Schizophr Bull. 2014; 40 (6): 1509-1517.
  2. Buhusi C. V. Meck W.H; What makes us tick? Functional and neural mechanisms of interval timing, Nat. Rev. Neurosci. Oct; 6(10):755-65 (2005).
  3. https://www.who.int/topics/depression/es/ <Depresión> consultado el 27/03/2019.
  4. https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/depression/symptoms-causes/syc-20356007 < Depresión (trastorno depresivo mayor)> consultado el 27/03/2019.
  5. El-Alfy, Abir T et al. “Antidepressant-like effect of delta9-tetrahydrocannabinol and other cannabinoids isolated from Cannabis sativa L.” Pharmacology, biochemistry, and behavior vol. 95, 4, (2010): 434-42.
  6. Gobbi G, Atkin T, Zytynski T, et al. “Association of Cannabis Use in Adolescence and Risk of Depression, Anxiety, and Suicidality in Young Adulthood: A Systematic Review and Meta-analysis” JAMA Psychiatry, Published online February 13, (2019).
  7. Gilman JM, Kuster JK, Lee S, et al. Cannabis use is quantitatively associated with nucleus accumbens and amygdala abnormalities in Young adult recreational users. J Neurosci. (2014).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: