El cannabis podría ayudar a los retos epidemiológicos del futuro en México

Los problemas de salud son inherentes de las condiciones demográficas de una sociedad. En México, nos esperan grandes retos en los siguientes años. De acuerdo a un artículo publicado en la Gaceta UNAM, la inversión de la pirámide poblacional, trae consigo una transición epidemiológica. Conforme al análisis sobre las principales causas de muertes en adultos mayores; población que se triplicará para 2030 según las Proyecciones de Población 2010-2050 publicadas por el CONAPO, serán las enfermedades neurodegenerativas las que en el futuro representen los mayores índices de mortalidad.

La Asociación de Investigación sobre Alzheimer publicó su reporte 2018, encontrando un aumento significativo en mortalidad por causas de demencia senil. Mientras que el mismo indicador se redujo en evento cerebro-vasculares (EVC) y en enfermedad vascular, para Alzheimer aumentó en un 123 por ciento. La especialista del Instituto Nacional de Geriatría, Paloma Roa, doctora en Neurociencias por la UNAM, indica que para 2050 la cifra de adultos mayores en condiciones precarias alcanzará los 111.4 millones, agravando el panorama en salud pública en personas de la tercera edad.

“la mortalidad en el mundo está cambiando, a tal grado que se estima que para 2050 habrá 131.5 millones de casos de demencias; de ahí que haya cada vez más esfuerzos por detectar a tiempo estos males y prolongar lo más posible sus primeras etapas.”

Ya que la demencia es una patología, y no a una variante normal del envejecimiento, existen factores de riesgo modificables como obesidad, hipertensión, dieta inadecuada, factores cardiovasculares y diabetes; sobre este último, el padecimiento de esta común enfermedad en México, aumenta 1.87 por ciento el riesgo de desarrollar demencia y 8.8 por ciento el de deterioro cognitivo.

Así es como diversas afecciones neurológicas pueden representar los retos de salud más complejos del futuro en nuestro país debido a sus múltiples comorbilidades. De acuerdo a la prospectiva epidemiológica, es urgente desarrollar nuevas técnicas de detección y tratamientos efectivos.

¿Cómo puede ayudar el cannabis a problemas de demencia y deterioro neurológico?

Los cannabinoides poseen amplios usos terapéuticos en cerebros adultos. De hecho, el Δ9-tetrahidrocannabinol (THC) puede afectar procesos cognitivos en menores y jóvenes, es decir, mientras el cerebro se encuentra en estado de desarrollo. Por el contrario, en cerebros adultos restaura la función cognitiva, como lo sugieren algunos estudios preclínicos, al brindar neuroprotección y ralentizando la progresión de la patología. Además los cannabinoides juegan un rol importante en la neurotransmisión, por lo que su uso médico amplía la diana terapéutica para el tratamiento de diversas patologías neurodegenerativas.

Por otro lado, el Cannabidiol o CBD también ha mostrado prometedores resultados, ya que los cannabinoides presentan efecto neuroprotector a diferentes niveles. Se ha demostrado que el CBD contrarresta la neuroinflamación en diagnóstico de Alzheimer, reduciendo la neurotoxicidad o radicales libres que provocan el llamado estrés oxidativo. Este cannabinoide, promueve el aumento de la neutrofina, una familia de proteínas que favorecen la supervivencia de las neuronas.

Además de los beneficios anteriormente mencionados, los cannabinoides son altamente utilizados para reducir la inflamación y modular el dolor, por lo que su implementación médica, podría resolver otros problemas de salud y falta de acceso a medicamentos analgésicos.

El uso médico de los cannabinoides en la tercera edad ha reportado diversos beneficios y cada vez más adultos mayores se interesan por diversas alternativas que coadyuven a mejorar la calidad de vida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: