Mitos y realidades sobre el cannabis como tratamiento para glaucoma

El glaucoma se caracteriza por una serie de afecciones que dañan el nervio óptico. Según datos de especialistas de la Facultad de Medicina de la UNAM, en México existen 1.5 millones de casos, de los cuales el 80% no cuentan con diagnóstico. Esta falla en el diagnóstico y tratamiento temprano, provoca una alta prevalencia de ceguera y discapacidad visual en el país, esto se debe a que es un padecimiento asintomático, por lo que su detección es comúnmente en etapa avanzada. 

Existen varios tipos de glaucoma. El de ángulo abierto es el más común y se caracteriza por el aumento gradual en la presión intraocular, debido al bloqueo parcial de la malla trabecular, a través de la cual fluye el humor acuoso, lo que impide que este líquido sea drenado por el Canal de Schlemm hacia la circulación sanguínea.

Por otro lado, el glaucoma de ángulo cerrado presenta un ángulo estrecho entre el iris y la córnea. En consecuencia, no fluye el humor acuoso y la presión intraocular puede aumentar rápidamente, provocando dolor y urgiendo atención médica ya que el ojo puede verse comprometido.

¿Puede el cannabis coadyuvar en terapia para glaucoma?

Uno de los efectos secundarios más conocidos del consumo de cannabis es el enrojecimiento de los ojos derivado de la expansión de las arterias de los globos oculares que se traduce en disminución de la presión intraocular. Por esta razón se piensa que el cannabis podría ser un potencial medicamento para el tratamiento del glaucoma. Sin embargo, esta podría ser una lectura forzada y carente de investigación científica.

THC 

La creencia popular es que el Δ-9-Tetrahidrocannabinol (THC), compuesto psicoactivo del cannabis, sería capaz de reducir la presión intraocular en el ojo; no obstante para reducir la presión intraocular (PIO) de 3 a 5 mm HG, el paciente tendría que consumir  18 a 20mg de THC al menos unas 5 veces al día, una dosis muy fuerte, ya que el tratamiento debe buscar esta reducción en la PIO de manera constante. Incluso en aplicaciones locales como gotas oftálmicas, no han dado los resultados esperados.  

CBD 

El CBD y THC afectan diferente la PIO, adicional a esto, son muchos los receptores cannabinoides implicados en función ocular, lo cual evidencia la estrecha  relación entre funciones oculares y el Sistema Endocannabinoide. Más allá del THC, otros cannabinoides pueden interferir en distintas actividades del ojo. El cannabidiol (CBD) es un compuesto no psicoactivo del cannabis que goza de gran aceptación como coadyuvante en distintas enfermedades. 

Mientras que el CBD resulta exitoso y seguro en una lista de padecimientos, un estudio realizados, indica que la administración local de CBD (gotas oftálmicas) aumentó la presión dentro de los ojos en 18 por ciento durante al menos cuatro horas después de su aplicación. Además en la misma publicación se señala que el CBD interfiere en la capacidad de reducir la PIO de THC.

Tras probar distintas vías de administración sin éxito, la comunidad oftalmológica ha consensuado una postura respecto al cannabis como tratamiento para glaucoma. Un informe de la American Academy of Ophthalmology señala distintas razones para no considerar a los cannabinoides como potenciales fitofármacos para este padecimiento. Siguiendo la misma línea, el oftalmólogo Henry D. Jampel Instituto Oftalmológico Wilmer de la Universidad Johns Hopkins, advierte que el cannabis, además de reducir la presión intraocular, también baja la presión arterial, lo cual podría provocar un suministro reducido de sangre al nervio óptico, agravando el daño y  pérdida de visión. 

Conlusión:

Existe una relación definitiva entre la PIO y el Sistema Endocannabinoide, la investigación científica hasta ahora disponible, es insuficiente para determinar si los cannabinoides podrían representar una alternativa segura y efectiva para los pacientes. Es limitado, también, el desarrollo tecnológico y la creación de nuevos nuevos métodos clínicos que permitan derribar los obstáculos que representa la administración y dosificación de cannabinoides a nivel local.

Este vacío en la investigación, impide recomendar al cannabis como tratamiento para el glaucoma en cualquiera de sus presentaciones. Sin embargo estas conclusiones no son definitivas. Se requerirán varios años de investigación para descubrir cómo los cannabinoides podrían ejercer un efecto positivo, de duración prolongada y seguro en el tratamiento de glaucoma. Por ahora, las recomendaciones son exámenes periódicos para diagnosticar en una etapa temprana y prevenir deterioro en la visión.  

Si necesitas asesorías sobre recursos legales para hacer uso del cannabis medicinal envíanos un correo a info@cannapeutas.mx o si necesitas algún profesional de la salud experto en cannabinoides consulta nuestro Directorio Médico.

Conoce nuestra Oferta Académica completa:

-Curso Multidisciplinario de Cannabis Medicinal en línea

-Taller de Dosificación en línea

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: